Una lectura sencilla y tajante

Cómo acabar de cerrar una relación para abrir un nuevo camino

Al leer el Tarot el consultante otorga poder al lector. Ese poder es la energía que el protagonista tiene para enfrentar su problema. Aún no sabe cómo usarla para resolverlo, aún no sabe en qué parte de su interior se inicia el camino correcto, pero sabe pedir ayuda.

Cuando sepa cómo guiarla, esa misma energía va a provocar un cambio positivo en su vida. Permitirá que la persona lea su situación y elija sus siguientes pasos.

Lo que pasó con Nuria es un modelo ideal de lo que estoy diciendo. “De libro”.

Nuria se expresa con todo su cuerpo. Hablar la relaja. Nadie va relajado a una lectura de tarot, sobre todo cuando es la primera, porque todo el mundo sabe que está dando un poder profundo e íntimo al lector.

Aproveché su gran facilidad para expresarse e hice varias preguntas para ver cómo se veía a sí misma, cuál era su mapa. Cuando formuló la pregunta exacta que quería resolver,  yo ya tenía una imagen bastante clara de ese mapa.

Ése es el momento en el que la magia se condensa. ¡Momento Zaska!

batman-slaps-robin-2

Pedí a Nuria (a quien un brazo roto no impidió barajar perfectamente el mazo) que sacara una única carta. Estoy acostumbrado a que girar esa primera carta le dé la vuelta, como contundente sopapo, a la perfecta imagen mental que me he formado y me deje KO unos instantes. La práctica me ha enseñado a disfrutar especialmente ese momento. Me encanta. Esta vez no fue así.

X LA RUEDA DE LA FORTUNA

Rueda de Fortuna

Lo que yo veía que ella había dicho.

El problema principal que Nuria me contaba era que tenía pensamientos recurrentes acerca de una relación anterior, una relación terminada, y La Roue de Fortune cuenta un final.

Aunque suene raro un final puede no estar terminado. Un final acabado es el que se resuelve orgánicamente en un nuevo comienzo, el flujo de la experiencia resuelta origina una realidad más profunda. Un final inacabado, no resuelto, es un no final y un no principio. Un estar suspendido, flotando a la deriva , como indica la rueda sobre el agua del naipe con la esfinge en lo más alto.

Leí la carta a Nuria y le pedí que sacase otra para ver hacia qué puerto se dirigía la Rueda, cómo se resolvía el enigma de la esfinge, qué nueva realidad se originaba.

III. LA EMPERATRIZ

Emperatriz

Perfecto, otra vez.

¿La Emperatriz moviendo L’a Roue de Fortune?

Una carta de “nivel” III no mueve un X.

La lectura que puedo hacer continúa claramente la iniciada. Se trata de una situación terminada pero no cerrada. Es un regreso, o más correctamente, un intento de regresar al origen de algo que ya ha finalizado.

Es importante señalar el poder de la Emperatriz: no es el poder del pensamiento, es el poder del deseo. Nuria no tiene problemas con el pensamiento, los tiene con el deseo.

El problema es el deseo de volver a vivir una pasión como la que experimentó en aquella relación (que ella tiene muy claro que no era lo que quería). Un deseo profundo que flota en la superficie como pensamientos recurrentes sobre el pasado compartido con aquella persona.

¿Por qué tiene esos pensamientos que parecen hacerla dudar de su decisión de cortar la relación? Nuria ha llegado a preguntarse si debería volver a la relación, aunque siente claramente que no. La confusión mental se debe a que la mente siempre dibuja el deseo con el material que tiene, con lo que conoce, en este caso imágenes de aquella relación.

Le cuento a Nuria que la suma de X y III da un bonito resultado, muy relevante en este momento. XIII, el Sin Nombre, el Calacas. El que corta. No saco la carta. XIII es muy fácil de describir. Nuria se pone contenta porque 13 es también la fecha de su cumpleaños.

Le pido que saque otra carta. Como con las anteriores la saca con decisión y la pone en el centro del tablero, a continuación de las otras.

Si estás bajando la pantalla la habrás visto, con lo que el efecto dramático se habrá anulado…

XIII

XIII

Sin palabras. Como la propia carta.

XIII, La carta que corta definitivamente el final suspendido de X+III.

Las dudas que Nuria podía sentir con respecto a la relación anterior se disipan con claridad en este momento al observar la determinación con la que el siempre eficaz XIII ha cortado la cabeza de la Emperatriz (y la del emperador, ya puestos, y la relación entera).

La lectura es clarísima.

Pero no puede dejarse ahí. Yo no podía hacerle un zaska a Nuria con ese tema: “¡Que dejes de pensar!”. De hecho ella ha venido porque ése era precisamente el enigma que no podía resolver.

Para no pensar, la mente primero tiene que pensar, y luego tacha. Ése es el modo de la mente pensante… por eso precisamente el lector de tarot no puede evitar hacerse un mapa imaginario de la situación antes de comenzar la lectura. Por eso girar las cartas muchas veces es un perfecto sopapo sobre ese pensamiento que te abre el tercer ojo del rebote.

batman-slaps-robin-tarot-2

El lector de Tarot “deja de pensar” enfocando su atención en la lectura más que en sus expectativas.

¿Cómo debe Nuria “no pensar”?

…sobre todo cuando ya sabemos que en realidad se trata de “no desear” ¿Puede hacerse eso?

Esto es una lectura de Tarot. Preguntemos a las cartas

Nuria saca otra

II LA PAPISA

la-papesse

Evidente 😉

Debe no pensar pensando.

Un final sin terminar que termina dejando de pensar pensado.

El enigma de un cuento. La esfinge de lo más alto de X ha hablado.

Veamos cómo puede desenvolverse:

II. Anterior a III.

Siempre tengo en cuenta el orden en el que los Arcanos Mayores cuentan la historia. He invertido muchas horas en ella y he jugado con toda mi intención a meterme a mí mismo en esa historia. Por esto el orden numérico me parece una referencia esencial…. Que a veces puede saltarse porque la magia siempre es más flexible que la realidad y que yo mismo, por supuesto, pero hoy no es el caso 🙂

La flor antes de abrirse ha sido semilla. Hay un momento en la historia de la flor en la que estaba contenida como probabilidad dentro de una semilla.

Ésa es la Papisa. La semilla que contiene la probabilidad de una planta, un bosque, una selva. Toda la información antes de desplegarse. El ADN dentro de la célula. Si miras la carta lo entenderás claramente.

¿Cuál es su mensaje aquí?

Yo leo: Dedica tu pasión a conocerte antes de apasionarte en una relación con otra persona.

  • Conoce tus deseos,
  • Descubre el potencial de tu corazón,
  • Averigua las necesidades que consideras que deben ser satisfechas en una relación.
  • Explora tus límites y aperturas mentales.
  • Descubre en ti quién puede ser atractivo para tu corazón,
  • Qué deseas aportar que llevas dentro,
  • Qué necesitas, deseas, sientes y piensas recibir. ¿Y dar?

Sugiero a Nuria un modo refinado de poner por escrito esta información. Nuria hará de Papisa. Estudiará y revelará la información de su interior.

Volverá al lugar en el que todas las probabilidades están contenidas, a conocerse antes de germinar, a amarse antes de amar.

Algo perfectamente adecuado para esta época del año cuando la luz viaja por el lado oscuro. Si quieres saber más de esto: http://elartedelacalma.com/dia-de-muertos/

¿Volverá con su expareja? Yo no puedo leer eso ni afirmativa ni negativamente. Lo que leo es que ella tenía un problema que ahora puede resolver, una falta de información que nunca buscó en su interior, que es donde está, y que va a encontrar porque ha visto el camino. Si no lo resolviese sería muy fácil repetir el comportamiento anterior en cualquier relación que inicie, sea con quien sea.

Dedicaré un post a hablar del arte de elaborar listas con ayuda del Tarot. Espero que esta lectura te haya resultado inspiradora para reconocer que un final puede no estar acabado y puede necesitar un corte claro con la espada afilada de nuestro discernimiento.

no_slap-1

Si te ha gustado mi enfoque, siéntete libre para compartirlo en las redes sociales.

Y si necesitas una consulta, me encuentras en el 620957409.

Contacta conmigo