Hackear el cerebro. Yoga bizarro

sadhu-naga

Los yoguis se han hecho famosos a lo largo de la historia por cantar desnudos bajo tormentas de nieve, por sostener posturas ascéticas durante periodos geológicos, y últimamente por sus músculos, pants y acrobacias.

chulo

El yoga domesticado que tenemos ahora, encajado entre el mercado del fitness y el del BOE no alienta, acaso con sensatez, muchas de estas prácticas ascéticas. Pero eso no acaba con el espíritu bizarro del yoga.

El yoga sigue siendo bizarro, aunque cegados por instagram pensemos que yoga es el arte definitivo para ser superguapos y guapas y trendis.

El yoga apunta a algo muchísimo más guapo, muchísimo más de moda y muchísimo más bizarro.

Hackear el cerebro.

Siempre se ha tratado de eso.

Puede demostrarse.

El fitness y el boe no lo comprenderán jamás. No se trata de hackear el cerebro de los demás con un cuerpo sexi o con un título oficial, anillos únicos para atarlos a todos en las tinieblas de nuestros deseos, o hacerlos cómplices de una atroz falta de autoestima. O hacerlos clientes.

Se trata de piratear la propia falta de autoestima y desatarnos de los deseos y temores que se originan en ella.

Y claro, eso hace del yoga el único camino para alcanzar el culo perfecto.

Definición de culo perfecto: el que no subordina al cerebro con su protagonismo.

Así que, con tu permiso:

Cómo hackear tu cerebro haciendo yoga, lograr El Culo, y petar Instagram en 3 pasos,

1er paso del Yoga Bizarro: usar drogas, por supuesto

Una sesión de yoga altera tu percepción reduciendo las ansias por no tener y aumentando la satisfacción por respirar. Se basa en el principio yóguico enunciado como respirar importa más que el culo.

Alterar los parámetros respiratorios altera la percepción. LSD interior. No es casualidad que uno de los gurús del ácido sesentero, Stanislav Groff, haya desarrollado métodos respiratorios para inducir trances psicodélicos legales y perfectamente eficaces (respiración holotrópica)

Todos somos adictos a respirar (mal). El arte del trance es la dosificación. Los yoguis son maestros de este tema… No encontrarás foto en instagram. Respirar bien no es muy espectacular.

Te paso una dosis: Cálmate y respira. No necesitas estar en tensión todo el tiempo… perdona que te lo diga pero… te vas a morir lo mismo.

no-te-tomes-la-vida-tan-en-serio

Simplemente: Inhala por la nariz llenando la tripa sin exageración. Retén un par de segundos. Exhala por la boca tardando más o menos el doble de lo que tardaste en inhalar. Retén otro par de segundos. Cuanta más propIocepción desarrollas más compleja puedes volver la técnica pero créeme, ésta que te cuento siempre, SIEMPRE te va a funcionar para hackear tu cerebro induciendo la calma ¡ES ASÍ DE SENCILLO!

2do paso o redundancia bizarra: Insístase en el uso de las drogas.

Insistir. Sostener la práctica en el tiempo fija el cambio perceptual. Los neurocientíficos nos dicen que las alteraciones de comportamiento sostenidas van creando nuevo tejido cerebral. Nuevas redes neuronales. Un proceso natural y espontáneo que puedes replicar y que genera nuevas realidades. Así pasamos, practicando yoga con frecuencia, de la obsesión (admitida o no) por lograr “el cuerpo” a la satisfacción por habitar el propio espíritu.

¿El espíritu?

Te paso una definición de batalla, personal, para que acordemos un significado rápido de “espíritu”:

Definición Escéptica de Espíritu: Ilusión de ilusiones cuya falta de cultivo provoca un intelecto estéril, su cultivo sensato otorga sentido común y su cultivo excesivo un intelecto fanático.

Así pues el espíritu sea lo que sea (si es que es, aunque eso, realmente no importa) no es gratis, y la práctica sostenida del yoga resulta una magnífica herramienta psicodélica (que revela el espíritu) para despejárselo o para construirse uno, si lo prefieres.

Inspira- Espira. Espíritu dentro, me nutre. Espíritu fuera, me expresa. Sin rigidez. Sin forma. Fluye en la calma.

3er paso.- Elige:

Tu mente (aquello con lo que enfocas tu cuerpo y espíritu) tiene la forma de tus deseos y miedos… ¿O la de tu voluntad e imaginación?

Cuestiónate

Hay muchas culomentes. O euromentes. Toda mente idolatra, refleja y proyecta sus ídolos.

Y toda mente encuentra en el mundo la manera de fortalecerse en su idolatría. Aquello a lo que prestas más atención se vuelve más real para ti y oculta otras realidades posibles.

4-no-3

Si practicas sinceramente y con continuidad el arte de estar en calma a solas contigo, llámalo yoga si quieres, podrás apreciar la forma real que tus deseos y temores dan a tu vida. Y si no te dejas derrotar blandamente por semejante contemplación y no cambias vigorosamente de tema, podrás hacer algo al respecto, empezando por aceptar tu compañía en vez de escapar todo el tiempo de ella tras otras cosas.

Esa relación contigo a propósito, ese sosegado e insistente cuestionamiento forja o despeja eso llamado espíritu…

…Que no es tu mente pero necesita una relación coherente con ella. Que no es tu cuerpo, pero tiene una relación coherente con él. Si no se cultiva la relación cuerpo-mente-espíritu, ésta se vuelve incoherente y desintegradora en todos sus niveles.

El espíritu no es un objeto de mercado. No tiene nada que ver con que te veas la grasa de la tripa y desees cambiar esa parte despreciable de ti o subirte el culo. Tampoco tiene que ver con, para lograr una “perfección espiritual”, sufrir, entrenar y trabajar sin descanso.

Más bien tiene que ver con calmarte sin descanso.

Practicar yoga te calma como ignoras que puedes calmarte, y eso libera la fuerza y el discernimiento que ignoras que tienes. Fuerza y discernimiento que invertías en perseguir deseos y escapar de miedos no cuestionados que daban forma y función a tu mente.

¡Hackear el cerebro!

Y esto se expresa físicamente. El teatro del espíritu se experimenta en la mente y se interpreta en el cuerpo. Calmando tus temores y deseos no cuestionados fortaleces tus tendones y músculos, incluídos el diafragma y el corazón. Despejas tus nervios de señales parásitas con lo que todo el cuerpo funciona con libertad. Todos los tejidos liberan la tensión, se calman y resplandecen… puede que tu culo no mejore… pero lo tendrás en su sitio y hará lo que debe, que es extender y girar tu muslo.

Repite el ejercicio simple de respiración del punto anterior varias veces al día. Todos los días. Es radicalmente eficaz pero casi nadie lo cree. No cuesta dinero y lo estás aprendiendo (o recordando 😉 )ahora, mientras lees, con una facilidad desconcertante.

El yoga no es psicología sino psicodelia. No es psicoanálisis sino apocalipsis. No es una industria, es arte-sanía. Y no sucede comprando algo sino deteniéndote a contemplar tu interior un rato. Y otro rato. Y otro. Y otro más. Hasta que ya no necesites estar tenso porque ya no te falta nada para sentirte bien.

En resumen

El yoga debería prohibirse en vez de regularse. Sólo así nos quedaría claro su verdadero valor.

Practicarlo es jaquear (también de jaque de ajedrez) el cerebro.

Empieza y termina en la calma. Libera la fuerza y el discernimiento.

Es Revelarse. Y es Rebelarse.

Puedes cuestionar y elegir la realidad de la que formar parte… O puedes tener el culo en instagram, el perfil en facebook, la habilidad en linkedin, los deseos en pinterest, el ingenio en twiter, tu dinero en el banco, saturado por terabytes de una mente que… y ahí está la ironía, crees que es una y crees que es tuya.

Elige.

pildora-roja-o-azul
Be water my amigo.