Una buena historia El tarot es para mí, ante todo, una excelente forma de contar buenas historias. Las que nos inspiran a dar lo mejor que hay en nosotros. Las que nos quitan el miedo al cambio y nos permiten encontrar nuestra fuerza interna. Barajar los naipes y volcarlos sobre la mesa es el gesto básico para invocar la magia. Tomamos los extremos de la realidad, aquellas preguntas que nos van a llevar muy lejos, junto con los arcanos que…